REACCIONES EMOCIONALES DE LOS PADRES, FRENTE AL DIAGNÓSTICO DE DISCAPACIDAD

Lic. Nuñez Pamela. M.P 8300

Cuando la noticia de que un hijo padece discapacidad llega e irrumpe en el transcurso de la vida de una familia, impacta psíquica y emocionalmente.

El primer estado que atraviesan es el de conmoción, muchos padres lo expresan como un estado de shock.

Automáticamente se les presenta una crisis, una encrucijada en la vida que tenían y en la que empezarán a tener.

Y aparece el duelo como un proceso de adaptación emocional pero que conlleva también una manifestación a nivel físico, conductual, espiritual, social, etc. El diagnóstico afecta en todas las áreas de la vida de una persona.

Pensamos al duelo como proveniente del latín “dolo” que significa dolor; Y sin dudas el diagnóstico irrumpe con dolor, tristeza, desesperanza, frustración, rabia, enojo, entre otros sentimientos.

Para contextualizar al duelo se podrían mencionar las 5 etapas  por las que se atraviesa, según Elisabeth Kübler-Ross, no siempre en orden; y el mismo transcurre entre avances y retrocesos, entre una y otra etapa, normales en el proceso.

Etapa de la negación: Esa negación puede iniciar con interrogantes tales como, ¿Por qué me paso esto a mí?, seguro hay un error en el diagnóstico, esto no puede ser, ¿Por qué a nosotros?, etc.

Etapa de la ira: En esta fase son característicos los sentimientos de rabia y enojo, así como la búsqueda de responsables o culpables. Pueden observarse sentimientos hacia uno mismo de culpa, reproches y con la vida misma.

Etapa de la negociación: En esta fase las personas fantasean con la idea de que se puede revertir el diagnostico. Es común preguntarse ¿qué habría pasado si…? o pensar en estrategias que habrían evitado el resultado final, como ¿y si hubiera hecho esto o lo otro?.

Etapa de la depresión: La tristeza profunda y la sensación de vacío son características de esta fase, despiertan un conjunto de emociones vinculadas a la tristeza naturales ante la pérdida del hijo deseado o fantaseado.

Etapa de la aceptación: Esta etapa llega ya para reestablecer un equilibrio y aprender a convivir con el dolor emocional que se generó cuando el diagnostico de discapacidad llego a la vida de una familia.

Definitivamente es una de las crisis más difíciles que atraviesan los padres de niños con discapacidad, pero por más dolorosa que sea no puede ser ocultada, sino que necesita ser elaborada, poder así enfrentar las emociones y sentimientos que surgen; expresarlos y compartirlos. Recibir ayuda es muy importante, el apoyo psicológico para la familia es sumamente necesario, como así también la necesidad de contar con una red de contención familiar y de amistad cercana.

Compartí: