En la actual sociedad posmoderna, se exigen cada vez más capacitación y esfuerzo en cuanto al desempeño laboral. En virtud de esto, y para no quedar fuera del sistema, el sujeto se expone a situaciones laborales muchas veces angustiantes y estresante. En el ámbito laboral, la persona se halla involucrada tanto física como psicológicamente, enfrentándose así con conflictos que surgen a diario y que son propios de todas las relaciones.

En dicho ámbito se manifiesta por lo general una alta competencia entre los empleados, sobrecarga de horarios, un alto nivel de productividad etc. Como corolario puede verse afectada la relación entre el empleador y empleado, exteriorizada en ocasiones con cierta violencia o amenazas; esta situación generada es conocida como “Mobbing” o “Acoso Psicológico Laboral”.

El concepto mobbing, proviene del verbo to mob, que hace referencia a molestar, atropellar, acosar, etc.

Dicho término fue utilizado por primera vez por Heinz Leyman en la década del 80,  quien plantea que una persona es víctima de “acoso laboral” si se encuentra ante una circunstancia negativa (en el ámbito laboral) cada semana durante un periodo mínimo de seis meses. La define como “situación en la que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente, sobre otra persona, en el lugar de trabajo”.

El objetivo del victimario es confundir a la víctima, entre otras cosas, y conseguir de esta manera, que disminuya su rendimiento y/o termine abandonando su trabajo. Se puede dar entre compañeros de trabajo o entre el empleado y el personal jerárquico.

El acoso psicológico tiene como objetivo intimidar y acabar emocional e intelectualmente a la víctima, para que esta abandone la empresa u organización, o también puede tener como finalidad satisfacer la necesidad de control y agresión de aquel que hostiga, cuya personalidad es por lo general de características psicopáticas. Por otra parte suele utilizarse dicho acoso para aprovechar la situación para reorganizar la empresa por ejemplo (reducción de personal por falta de ingresos etc.).

El Mobbing puede ser causado por muchos factores, y sus características estará determinado por las personalidades de los involucrados (víctima y victimario), por un lado, y las condiciones y clima laboral, por el otro.

El agresor suele ser quién tiene una idea sobrevalorada de sí mismo, con deseos ilimitados de éxito y de poder, tiene una necesidad excesiva de ser admirado, explota al otro en sus relaciones interpersonales, es arrogante, carece de empatía aunque se muestran muy sociables y fingen entender al otro para poder manejarlo. Dichas características coinciden, como se planteo antes, con la personalidad psicopática.

En cuanto a  las personas hostigadas, cualquiera puede ser víctima de Mobbing, ya que no existe un perfil determinado que la haga más o menos propensa a dicho acoso. Simplemente basta con que el victimario la considere una amenaza y además, debe haber un contexto laboral que facilite el proceso.

Por otra parte, al entorno en el que el Mobbing ocurre se caracteriza por la falta de organización del trabajo y por la falta de métodos efectivos para resolver los conflictos que van surgiendo. A pesar que el acoso en el trabajo afecta a toda la empresa, generalmente se tiende a negar la existencia del problema o lo atribuyen a los desequilibrios observados en la victima, por lo tanto dificulta su resolución.

El Acoso Psicológico Laboral no se manifiesta de un momento para el otro, sino que es un proceso que se da en un tiempo prolongado, y en el que se suman una serie de hechos y actos negativos, producidos por el hostigador, llevando a la victima a la autodestrucción psicológica y/o física.�

Compartí: