SU IMPORTANCIA PARA UN CRECIMIENTO SALUDABLE

Varios autores, entre ellos Winnicott, Lacán, Mahler, plantean la importancia del desarrollo del “psiquismo temprano”, es decir del período que va desde los cero (algunos de los autores ubican este período aún antes del nacimiento) a los dos ó tres años aproximadamente, para la estructuración de un psiquismo “sano”. Para eso, les voy a comentar cuáles son las etapas del desarrollo en la infancia y en qué consisten los límites saludables.

La primera etapa infantil (de los 0 a los 2 años), se caracteriza por la importancia vital del vínculo de “pegoteo” o símbiótico, entre la madre y el bebé. Aquí el bebé conoce a través de la boca, las primeras sensaciones son percibidas mediante la alimentación que le confiere la madre a su hij@. En esta etapa el niñ@ necesita para su supervivencia la satisfacción de sus necesidades básicas, éstas son de amor, protección, alimentación y limpieza; sin estos cuidados básicos el bebé puede morir. Por otra parte, en esta etapa, el padre queda fuera de esta relación, pero ésto sólo debería suceder en el primer mes de vida. Y es en este punto, donde comienzan los límites ¿cómo ponemos límites a un bebé?, la progresiva separación entre madre-hij@ es fundamental para la salud mental del infante y para que esto suceda, el padre debe intervenir activamente en la crianza para que el niñ@ no quede pegado a su madre. Otra de las formas de comenzar a poner límites en un bebé es espaciando los tiempos de amamantamiento, y poco a poco reemplazar el pecho por la mamadera, ya que si se extiende el amamantamiento produce en el niñ@ dependencia, y esa dependencia dificulta el normal desarrollo. Particularmente suelo recomendar a los padres que el amamantamiento no exceda el año. El colecho o dormir con el bebé tampoco es recomendable, aunque hay autores que lo muestran como inofensivo, también es una conducta que lleva a la codependencia, ya que el niñ@ ocupa un lugar en la cama que es del adulto, muchas veces los hij@s esconden de alguna manera los problemas de la pareja, entonces el adulto se va a otra habitación porque “no entran todos en la cama”. Si bien es muy reconfortante dormir con los hij@s, no lo recomiendo, en especial por la salud de ellos. Muchas veces se lleva al niñ@ a la cama por comodidad para alimentarlo etc. pero luego es muy difícil cambiar ese hábito. Hasta aquí a modo general, los límites en los primeros dos años de vida, vamos a la segunda etapa.

Esta segunda etapa va de los dos a los cuatro años aproximadamente. Yo la llamo la edad de los peores caprichos. Es común ver a los padres con sus hijos en los lugares públicos con un ataque de llanto y gritos, porque no le compran o dan lo que piden. Quedénse tranquilos porque todos pasamos por esos díficiles y acalorados momentos. ¿Porqué es una edad de caprichos y cómo poner límites?. A esta edad el niñ@ comienza a dejar los pañales y hay que enseñarle que no puede hacer cuando quiera y donde quiera, sus necesidades. En este sentido sus caprichos representan ese manejo, es decir, quieren manejar a las personas que lo rodean, de la misma manera que maneja sus esfínteres. Y es aquí cuando el adulto tiene que ponerse más firme que nunca, un NO firme, aunque se pase vergüenza, es uno de los límites fundamentales, además de los anteriores. Si en estas dos primeras etapas, los NO estuvieron presentes, el resto de la crianza será un poco más tranquila. Y digo “un poco más”, porque ser padres es muy difícil y las dificultades siempre estarán presentes. A todo esto se suma que el niñ@ ya ha comenzado a caminar, por su desarrollo neuromuscular, y los peligros son mayores, entonces la palabra “NO” es lo que más escucha y lo que primero comienza a decir. Entonces si los padres logran atravezar exitosamente esta aventura de los dos años de su hij@, todo marchará bien, las palabras clave en esta estapa son el NO y la FIRMEZA. Es una etapa agotadora para los adultos pero a la vez maravillosa!!! Vamos con la tercer etapa…

La tercer etapa va de los cuatro a los seis años aproximadamente, es una etapa de muchos descubrimientos!!!! En primer lugar los niñ@s descubren la diferencias de los sexos, es decir descubren que son diferentes en sus sexos anatómicos, el niño tiene algo que la niña no tiene y viceversa. A raíz de esto comienzan las preguntas incómodas para los adultos ¿de dónde viene los bebés?¿por dónde salen? etc, etc. Cuando comienzan estas preguntas, el adulto por lo general las evade con un “cuando seas más grande te cuento”, y el niñ@ percibe que eso es algo de lo que no se habla, por lo tanto rara vez vuelva a preguntar. Ante estas incómodas preguntas, recomiendo que se les dé siempre alguna respuesta, simple, sin tantos rodeos y el niñ@ quedará conforme. Por ejemplo, los bebés se forman del amor de papá y mamá, nacen de la panza de mamá, o para quienes están más abiertos, de la vagina de mamá, etc. Otro gran descubrimiento que hacen los niñ@s a esta edad es la de la muerte, los niñ@ descubren que los animales se mueren, matamos una mosca etc. A apartir de este descubrimiento comienzan los miedos nocturnos, miedo a dormirse, etc, ya que el mayor temor es a la muerte de los padres, que representan para el niñ@ su único mundo. En esta etapa la identificación con los padres es muy importante, si bien ya se viene gestando desde el nacimiento, aquí cobra mayor relevancia. Las prohibiciones en esta etapa siguen siendo tanto o más importante que en las anteriores. La pregunta que siempre me hacen es ¿qué pasa si no hay un papá o una mamá?, mi respuesta es que no debería pasar nada ya que ser padre o madre es una función, y esa función puede ser cumpida por cualquier persona: abuel@s, ti@s, etc. Vamos ahora a la cuarta y última etapa…

La cuarta etapa va desde los 6 a los 9 años aproximadamente. En esta etapa todo va a ser más tranquilo si en las anteriores los límites fueron puestos adecuadamente. Es la etapa donde los niñ@s comienzan a socializar con sus pares, es decir con otros niñ@s, por eso es fundamental que realicen tareas extraescolares (no demasiadas para no agotarlos), como por ejemplo algún deporte. Éste último, no sólo es importante porque aprenden a compartir, sino también a conocer la normas sociales y a respetarlas. Dichas normas ya comienzan a incorporarse durante todas las etapas anteriores, y es ahora cuando se pondrán en práctica. Bien, hasta ahora desarrollé brevemente las etapas infantiles, en otra oportunidad les voy a hablar sobre ciertas problemáticas actuales, tales como la hiperactividad, déficit de atención, etc, y en otro apartado les voy a comentar acerca de la adolecsencia y sus problemáticas.

Compartí: