EN TIEMPOS DE CRISIS, APELEMOS A NUESTRA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Como ya he mencionado en otro artículo, la Inteligencia Emocional, implica la capacidad de auto-reflexión y de reconocer lo que las demás personas sienten y piensan (empatía). Otro concepto importante que se desprende de aquélla, es el Autocontrol, el cual nos permite de alguna manera manejar nuestras emociones, para que éstas no nos desborden y adquirir las herramientas necesarias para manejar situaciones conflictivas y estresantes, y enfrentar desafíos. Además, la Inteligencia Emocional ayuda a desarrollar Relaciones armoniosas, basadas en la capacidad de comprender a los demás y ser comprendidos; y el sentido de Cooperación, que es la capacidad de armonizar las propias necesidades con las de las demás personas en actividades grupales. Hemos visto en estos días en los que prima el pánico e incertidumbre, cómo estas capacidades se ven afectadas en los adultos, y recordemos que son las mismas capacidades que se demandan cotidianamente a nuestros niños. Esto nos permite pensar que utilizar como herramienta la Inteligencia Emocional, no es una tarea fácil, requiere de mucho trabajo interno y autoconsciencia. En tiempos de crisis, apelar a nuestra Inteligencia Emocional, se hace necesario para evitar excesos y desbordes, mantener la calma y la prevención, respetando al otro y a nosotros mismos. Fortalecer el Autocontrol y la Cooperación, es clave para para apaliar epidemias, pandemias, guerras y toda crisis social, mirar al otro, ser empáticos, cuidarnos y cuidar, nos salva como personas y como sociedad. Cultivemos nuestra Inteligencia Emocional, no sólo en nuestros niños y jóvenes, sino también en nosotros los adultos. La forma en que gestionemos nuestras emociones, será el resultado que obtendremos luego de transitar una crisis.

Compartí: