Artículo escrito por el equipo de Fundación Conducción Consciente. Lic. Cintia Gáspero MP 11973; Lic. Sofía Gaido MP 10853; Lic. Ramiro Parsi MP 8765

El tránsito, constituye una situación cotidiana necesaria y es un derecho elemental para la vida, el cual se ha convertido en una situación de riesgo. Nuestra inclusión en el tránsito como sujetos sociales se da desde muy tempranamente, muchas veces sin ser conscientes de que comenzamos a formar parte de un sistema en el cual se hace necesario el reconocimiento y registro del otro. La Asociación Civil Luchemos Por La Vida (2019) estima que hay 6.627 víctimas fatales por año y 120.000 heridos de distinto grado, a lo que se suma también una cifra elevada de infracciones.

En este sentido, la Psicología del Tránsito, tiene por objeto de estudio la conducta humana, y su relación con la seguridad vial implica una mejora en el proceso del tránsito, el transporte y la prevención de incidentes y accidentes pudiendo actuar sobre los factores viales poniendo énfasis en el sujeto en movimiento y en relación con su tiempo y cultura. Es un área de estudio que cobra cada vez más valor entre la comunidad académica y la sociedad latinoamericana.

Muchos investigadores, se preguntan ¿existe una relación entre los siniestros viales y el miedo a la conducción? Últimos estudios, demuestran que existe un alto grado de personas con Amaxofobia en nuestra sociedad. La Amaxofobia es un trastorno de ansiedad, en el cual la persona experimenta un miedo irracional frente a la idea de conducir o ser acompañante en un vehículo.   Etimológicamente, la palabra proviene del griego (‘Amaxo’ «carro») y (‘Fobia’ «temor»). Esto se puede originar por diferentes motivos, por ejemplo  inseguridad, tipo de personalidad, participación de seres queridos en incidentes viales o con cualquier tipo de recuerdo doloroso relacionado a la conducción. Frente al sufrimiento que produce la sensación de verse “atrapados” en un vehículo, quienes padecen Amaxofobia buscan constantemente evitar esta situación.

La Amafofobia (Miedo a conducir) es considerado como un riesgo a la hora de conducir, si este no es diagnosticado y tratado a tiempo.

SÍNTOMAS:

  • Ansiedad
  • Tensión muscular.
  • Agitación en los días u horas que tienen que conducir un vehículo
  • Transpiración de manos.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Falta de aire.
  • Nerviosismo.
  • Ideas negativas sobre la conducción
  • Malestar físico, etc.

Esto puede afectar tanto la vida personal como laboral, debido a los problemas que ocasiona el no poder trasladarse con total libertad.

Entre las funciones actuales del psicólogo de tránsito y de la seguridad vial cabe destacar ciertas actividades que se desarrollan en investigaciones acerca de las causas psicológicas de los accidentes y factores de riesgo en la conducción.

En la cuidad de Rio Cuarto – Córdoba, Instituto Conducción Consciente está formado por un equipo de Psicólogos / Instructoresque cumplen un doble rol de profesional de la salud mental y la instrucción vial, lo cual sirve como punto clave para la superación del miedo a conducir, implementando técnicas terapéuticas desde la psicológica cognitiva-conductual, establecida en tres fases:

  • Toma de conciencia, para conocer cómo se ha instaurado en nuestra conducta y cómo se mantiene utilizando para ello un Simulador de Conducción en un primer momento.
  • Técnicas de afrontamiento: Técnicas de relajación y control del pensamiento negativo.
  • Exposición gradual: Acercamiento progresivo a los estímulos fóbicos presentes en la conducción.

La amaxofobia no se encuentra estudiada en nuestra región específicamente, por lo que su conocimiento permite tomar acciones terapéuticas.

Compartí: