EL LUGAR QUE OCUPA EL DEPORTE EN LA EDUCACIÓN Y EL DESARROLLO INFANTIL

Lic. Cristian Olguin. Mat.: 11847

En la cultura deportiva Argentina encontramos un pensamiento colectivo muy representativo, del joven que nace en un barrio con escasos recursos económicos, y se convierte en el exitoso deportista, que cambia su realidad social y la de su familia.

Notamos que la retribución económica que puede llegar a tener un deportista luego de alcanzar un contrato profesional, ocasiona un cambio vertiginoso en su vida, como también en la figura que se refleja en lo social, en donde muchos niños se identifican y quieren alcanzar.

Considero que esto confunde mucho tanto a los deportistas, como a los padres o tutores a la hora de recomendar practicar un deporte.

En base a esta concepción, no prestamos atención a lo que deja de lado un niño en un momento evolutivo tan importante, ocupando la mayor parte de su tiempo en numerosos turnos de prácticas que lo agobian físicamente.

Es una temática importante a reflexionar, acerca de la cantidad de inconvenientes que se aparejan cuando comprendemos lo que se denomina  trabajo infantil.

Un modo simple de visualizar un registro tangible de trabajo infantil, es evaluar cuando cualquier niño, sea cual fuera su estatus socio-económico, incrementa las ausencias a clases, disminuye sus calificaciones, y pierde un año de escolaridad, a causa de una responsabilidad que sea considerada más importante que estudiar.

El jugar en el humano ocupa un lugar estructurante, ya que se presenta durante toda la vida, de maneras diferentes. Se ve involucrado en el disfrute y el placer que el mismo genera. Desde el comprender que a la hora de sentirnos cómodos en un trabajo, en esta actividad encontramos algo más que una retribución económica. 

Por lo tanto hay un aspecto muy importante a diferenciar, cuando descubrimos en el deporte un juego que me permite expresar subjetivamente, acompañando nuestro crecimiento. Un complemento a nuestra educación, un espacio de encuentro, de socialización. Del respeto por la competencia, buscando los mejores resultados en uno mismo.

Por otro lado en un deporte podemos llegar a toparnos fácilmente con un ideal capitalista de la competencia desmesurada, del querer convertirnos en millonarios a una edad muy corta, y en el caso que esto no suceda, no aceptar ningun otro tipo de objetivo en la vida.

Compartí: